Cuando la política es incompatible con la política partidaria

El Pastor Salvador Dellutri cuestionó aquellos evangelistas que buscan ser candidatos y toman al Templo como plataforma, tomando partido por principios y valores que no son los de la Fe. Aunque considera legítimo la participación de ellos siempre y cuando sea a título personal.

«La política no entiende de principios, es la búsqueda del poder por el poder mismo. Los grupos antagónicos se unen», esa fue un de las definiciones que pronunció el Pastor Salvador Dellutri para referirse a la política partidaria. Con ello como puntapié dio una explicación magistral de la diferencia que existe entre política y política partidaria.Así comenzó su explicación: «Todos los que buscan el bien de la sociedad están llevando un acto político: el médico que cura, el maestro que enseña, hacen actos políticos porque todos aportan a la comunidad para que mejore. El pastor que predica hace un acto político».

Por lo que afirmó que la palabra «política» es muy amplia. «Un cristiano puede participar en política porque siempre se busca el bien común, lo que no participo es de la política partidaria. Cuando se dice si el cristiano puede participar en política, la pregunta es saber si el cristiano puede participar en política partidaria. Es la política partidista lo que tenemos desvalorizada, no la política en general. Cuando los políticos no tienen palabra, no cumplen lo que dicen, critican lo que denuncian y después están juntos, no respetan ciertos principios de la vida y se entregan a ideologías perversas, cuando se habla de justicia pero ésta siempre renguea, cuando uno ve cómo se corrompe y no se logra el bienestar general, entonces ahí estamos hablando de política partidaria», ejemplificó.En ese sentido, pidió ser cautos al hablar de política partidaria porque «el pulpito tiene un sentido y la tribuna política tiene otro sentido y otro objetivo.

En el pulpito se predica la palabra de Dios por lo tanto no se está con la derecha o con la izquierda, se está con el de arriba. En la Iglesia estamos unidos en busca de los valores y los principios de Cristo, pero después uno elige en lo personal lo que quiere hacer. Cómo pastor no me puedo representar en la política partidaria porque predico los valores de Cristo. No podemos hacer de esto una tribuna política pero creo que ahora se están mezclando mucho las cosas porque hay pulpitos que se han transformado en tribunas partidarias».Para finalizar dijo que el mundo evangélico se ha transformado en América Latina en una masa importante y que la política partidaria empezó a tomar nota de ello, porque lo que buscan es una masa de votantes. Agregó que la sociedad se debate en medio de una crisis moral, donde reina la infidelidad a los principios y a los valores.

Y fue categórico: «Los evangélicos en la política han demostrado que pueden ser tan corruptos como cualquier otros porque el poder corrompe y el poder absoluto corrompe».Nota de Redacción: Salvador Dellutri, es un Pastor argentino cuya trayectoria como evangelista y conferencista es reconocida en toda América Latina. Pastor de la Iglesia de La Esperanza en San Miguel, desarrolla una labor periodística y destacada en radio y televisión. Incansable investigador y autor de libros de estudio, además de novelista, Dellutri es un fraterno colaborador de Ministerios LOGOI. Casado hace más de 53 años con Celia, con quien compartió estudios de filosofía y letras y tuvo dos hijos: Ariel, y Ezequiel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *