Tras los comicios Los oficialismos mandan en la región

En San Miguel, José C. Paz y Malvinas Argentinas los intendentes lograron un mandato más y se impusieron por amplio margen contra sus competidores. Se viene una reconfiguración...

1381 0
1381 0

En San Miguel, José C. Paz y Malvinas Argentinas los intendentes lograron un mandato más y se impusieron por amplio margen contra sus competidores. Se viene una reconfiguración con este nuevo mapa político.

No cabe duda que los intendentes que venían gobernando en la región del ex General Sarmiento supieron construir un espacio con el que la gente se siente identificada. Los triunfos en cada una de las comunas (San Miguel, José C. Paz y Malvinas Argentinas) fueron contundentes.

Jaime Méndez imponiéndose por 18 puntos a Franco La Porta, Mario Ishii por 33 puntos a Ezequiel Pazos y Leonardo Nardini superando por 44 puntos a Jesús Cariglino, son mucho más que números expresados en una planilla. Refieren, en cambio, a la situación que atraviesa la mayoría de la población en esos distritos, que ven en sus gobernantes la mejor expresión que los puede representar.
En esta realidad que han tenido que sufrir los candidatos opositores tuvo un rol importante la gestión que realizaron los intendentes. San Miguel estuvo plagado de obra pública en estos años, por lo que el desafío de la oposición era muy grande; de hecho no les alcanzó con la performance de los Fernández y de Kicillof. Este era el distrito donde se creía que podía haber un resultado más peleado teniendo en cuenta la primera elección de agosto. Nada de eso sucedió.
José C. Paz también tiene un excelente manejo de la obra pública, como ser la facultad que están construyendo, la que van a construir, el parque industrial que se viene y el constante crecimiento comercial que se está haciendo con China. Era casi una utopía pensar que Juntos por el Cambio podía llegar a destronar a Ishii del poder. Lo mejor que pudieron conseguir es meter concejales.

Y en Malvinas Argentinas, Nardini hizo muchas obras que la gente puede palpar en todo el distrito, pero sobre todo generando un cambio de paradigma en cuanto a la forma de hacer política. Le dio su propio estilo a la comuna y eso se nota. En la vereda de enfrente a la ya mala elección que hicieron Macri y Vidal, se sumaba como candidato a intendente Jesús Cariglino, un hombre al que muchos lo cuestionaban como «piantavotos». Sin embargo tenía el visto bueno de la gobernadora que decía no apoyar a los «Barones del conurbano».

Con el nuevo panorama político que se viene los intendentes de los distritos deberán reconfigurarse en base a ello. San Miguel tuvo una época de opulencia en obras con Cambiemos, luego de haber vivido la escases con Daniel Scioli. José C. Paz y Malvinas Argentinas no estaban alineados al oficialismo actual y debieron padecer la discriminación también en cuanto a partidas. Ahora se piensa que la ecuación tiene que invertirse. Sin embargo lo ideal, y lo correcto, sería que ninguno de los tres distritos sea más beneficiado que los otros dos.

San Miguel en este contexto parece que podría ser el más perjudicado. Sin embargo, las fichas parecen ponerse en la relación de amistad (declarado por el mismo) que Joaquín de la Torre tiene con Alberto Fernández. Esperemos que la «moderación» que pregona el presidente electo sea cierta y que el distrito no quede marginado a la hora de repartir dinero para la obra pública.

In this article

Join the Conversation