Fundación Nano atendió en El Impenetrable

Junto a colegas de dos provincias argentinas, desde la Fundación atendieron a personas que se encuentran en medio de la selva chaqueña, muchas de las cuales nunca se...

208 0
208 0

Junto a colegas de dos provincias argentinas, desde la Fundación atendieron a personas que se encuentran en medio de la selva chaqueña, muchas de las cuales nunca se habían hecho un chequeo oftalmológico. En total se recetaron 257 anteojos de lejos y 350 de cerca y se realizaron 70 cirugías.

 

Una importante obra de solidaridad se llevó a cabo en la selva chaqueña de El Impenetrable. La Fundación Nano, junto a otras fundaciones argentinas, estuvo en el lugar haciendo un operativo de tres días, atendiendo a las personas que viven allí.
Fueron 1.000 los pacientes que vieron los profesionales de la vista. En total se recetaron 257 anteojos de lejos y 350 de cerca y se realizaron 70 cirugías.

El proyecto fue organizado por la Fundación Nano, la Fundación Abre los Ojos de Mendoza, el Programa Visión Solidaria y la Asociación Chaqueña de Oftalmología (ACHO), con el apoyo del Consejo Argentino de Oftalmología (CAO) y la participación de la Municipalidad de Fuerte Esperanza.

Crónica de viaje

La idea cobró fuerza en enero de 2018, y junto al doctor Alfredo Stone, al frente de la fundación mendocina Abre los Ojos, se iniciaron las gestiones para viajar a Chaco. Mientras el proyecto maduraba, entendieron que sería fundamental convocar a otras organizaciones de esa provincia, las verdaderas conocedoras del lugar y de su gente.
La primera visita y reunión fue en marzo, cuando viajaron a conocer Fuerte Esperanza, un paraje rodeado por caminos de tierra y monte, que durante la temporada de lluvia queda completamente aislado.

Tras varios encuentros con autoridades de escuelas de la región y del hospital municipal, decidieron capacitar a 50 docentes de la Primaria y Escuela Familia Agrícola local para que trabajaran como voluntarios durante toda la campaña.

Así, del 29 de junio al 1 de julio se llevó adelante la etapa de consultas. Viajaron desde San Miguel, algunos en auto con equipos, otros en avión a Resistencia y luego en camioneta durante 8 horas hasta Fuerte Esperanza. En total arribaron 20 personas, más los voluntarios.

“No se trató sólo de una acción sanitaria. A la gente (que además de Fuerte Esperanza, también había viajado hasta ocho horas desde Nueva Pompeya, Sauzalito y Comandancia Frías) se la asistió y escuchó”, dijeron desde la fundación.

Concientizar y curar

Cientos de personas y entidades colaboraron para poder llevar adelante la campaña. Empresas, laboratorios, ONG y particulares apoyaron la causa, y la Municipalidad de Fuerte Esperanza estuvo siempre presente, facilitando la comunicación con los pacientes (muchos eran pobladores wichí que hablaban en sus lenguas originarias) y cumpliendo lo prometido.
Luego, entre el 2 y el 6 de septiembre, 16 voluntarios, cirujanos, anestesistas, colaboradores y coordinadores de campaña dejaron sus consultorios y tareas en Buenos Aires, Mendoza y Chaco para trabajar codo a codo en el pequeño hospital de Fuerte Esperanza.

En total se llevaron a cabo 44 cirugías de cataratas, 20 de pterigion (enfermedad conocida en el lugar como “carnaza”, que genera el crecimiento del tejido ocular hasta, a veces, bloquear la visión) y una de chalazion (bulto o nódulo similar a un orzuelo) Las cirugías de estrabismo (desviación en la vista) se realizaron en la localidad de Castelli, debido a su complejidad y la necesidad de anestesia general para los pacientes. Fueron 11 operaciones, y se eligió para llevarlas a cabo el Día Mundial de la Visión, 11 de octubre.

Cabe destacar que, para esta etapa viajó el doctor Hugo Nano, creador de la fundación e impulsor en todo el país de la prevención y rehabilitación de la ceguera. Con 89 años (cumplió 90 en diciembre de 2018) entró al quirófano en calidad de observador y asesor.

In this article

Join the Conversation