Fernández quiere que los intendentes controlen los precios

Con un DNU el presidente busca cambiar la ley de defensa de la competencia para declarar autoridad de aplicación a los intendentes, por lo que podrán controlar precios...

278 0
278 0

Con un DNU el presidente busca cambiar la ley de defensa de la competencia para declarar autoridad de aplicación a los intendentes, por lo que podrán controlar precios en los comercios de cercanía.

Los anuncios del presidente de la nación diciendo que van a ser inflexibles con aquellos que no comprendan la gravedad del problema y aumenten los precios de los alimentos básicos, parecen caer siempre en saco roto, ya que en la última semana la noticia habitual además de la pandemia es el constante subir de los precios, sobre todo de la carne y de las frutas y verduras. Con faltante de huevos blancos y otros productos, más la imposibilidad de tener precios de referencia para saber si nos están cobrando mucho, los vivos de siempre hacen su negocio a costillas de los trabajadores que, en muchos d ellos casos, siguen sin tener paritarias o son cuentapropistas que vieron mermados sus ingresos con esta situación particular.

Ante la imposibilidad de ser un contralor confiable, desde el gobierno pensaron en los intendentes que tienen el control bromatológico de los productos alimenticios que se venden en sus distritos, lo que les permite monitorear el estado sanitario de los comercios.

Pese a esto, los municipios no tienen el control de los precios, que recaen en la secretaría de Comercio a cargo de Paula Español. La secretaría no tiene la capacidad para inspeccionar todo el país y en especial el Conurbano, donde viven casi 10 millones de personas.

Con el avance de la pandemia, el presidente pudo constatar la capilaridad territorial que tienen los intendentes y el jefe de gobierno porteño para abordar los problemas locales, además de que el 70 por ciento de la pandemia se concentra en el área metropolitana.
El contacto directo con las problemáticas de los barrios y la rápida respuesta de los jefes comunales es un contraste de los tiempos que tiene un gobierno provincial hasta llegar al foco de conflicto.

El descontrol en los bancos del viernes no se replicó durante el fin de semana justamente porque los intendentes se inmiscuyeron en la logística para que no hubiera largas colas y contacto multitudinario entre los jubilados que tenían que cobrar sus haberes.

El presidente observó esto y encomendó a Santiago Cafiero la coordinación con los intendentes.
Los inspectores que hasta ahora usaban las municipalidades para controlar el estado bromatológico de los alimentos pasarán además a controlar los precios.

El control del Gobierno había arrancado con los Precios Cuidados -Cafiero les había pedido ayuda a los intendentes para el seguimiento- pero la lista de dos mil productos con tope es muy difícil de fiscalizar. En la videoconferencia que mantuvo con los intendentes del Conurbano el martes pasado, Fernández habló durante cuatro horas sobre estos problemas. Se mostró preocupado por el aumento de la carne, las verduras y las frutas. Los jefes distritales hablaron de una lista de 30 productos básicos que son los que aumentan con mayor frecuencia.

En ese sentido en el Conurbano este fin de semana hubo faltantes de huevos porque los comerciantes sabían que desde el lunes van a subir su precio. Ahora los intendentes tendrán el poder para sancionarlos.

In this article

Join the Conversation