El consumo excesivo de alcohol establece un riesgo sanitario

Ya que según la organización Mundial de la Salud, aparece como causante de más de 200 enfermedades que determinan 3,3 millones de muertes por año (5,9%). Sin embargo...

440 0
440 0

Ya que según la organización Mundial de la Salud, aparece como causante de más de 200 enfermedades
que determinan 3,3 millones de muertes por año (5,9%).
Sin embargo el consumo leve a moderado de alcohol no ha sido reportado como un
peligro para la salud y en el caso particular del vino, ha sido asociado con la prevención de
enfermedades crónicas como las cardiovasculares, la diabetes y el cáncer.
Hay una doble mirada.
Por un lado el exceso de consumo puede provocar daño en varios órganos, incluido el
corazón provocando dilatación y falla cardíaca.  Por otro lado el consumo moderado, en
especial de vino tinto, muestra evidencia de menor cantidad de individuos con
enfermedad de sus arterias coronarias. Esto llamó la atención sobre todo después de
estudios publicados en la década del 90 analizando la dieta de los franceses, con mucho
contenido de grasas, y contrariamente a lo esperado, con una menor presencia de
enfermedad coronaria. Esto se conoce como la "paradoja francesa" y se atribuyó al
consumo moderado y regular de vino.
Un consumo de 200 cc de vino 5 veces a la semana podría ser la dosis apropiada para los
varones y la mitad para las mujeres.
A partir de la masiva plantación de vides promovida por los romanos, el vino se
transformó en una gran fuente de recursos movilizando economías regionales, en especial
en torno a la cuenca del Mediterráneo. En la actualidad esta actividad se ha globalizado,
ya que China es el principal productor de uvas, aunque los países europeos son los
principales productores de vino. En el 2017 el saldo fue de 7,6 millones de hectáreas
cultivadas, con un volumen comercial que superó los 30 mil millones de euros.
Argentina se encuentra dentro de los 10 primeros puestos como país consumidor y
también productor.
Hoy nos preguntamos ¿que recomiendan los médicos a sus pacientes respecto del
consumo de alcohol? y ¿de dónde sacan el conocimiento para hacer esas
recomendaciones?

La Federación Argentina de Cardiología y la Queen´s University (Canadá) participaron en
un proyecto conjunto para dar respuestas.
El grupo de investigadores estuvo dirigido por el Dr Ricardo López Santi (Argentina) y el Dr.
Adrián Baranchuk (Canadá).
Fueron entrevistados 745 cardiólogos de todo el país.
Un 24% consideró que cualquier medida de alcohol es perjudicial para la salud.
El 71% piensa que el consumo moderado es beneficioso, de los que la mitad expresó que
ese efecto se daba en especial con el vino.
La realidad es que la mayor evidencia científica positiva se da en el vino tinto por encima
de otras bebidas. Esto se relaciona con las propiedades beneficiosas de sustancias
presentes en el hollejo de la uva denominadas "polifenoles", que tienen la capacidad de
reducir el envejecimiento de las arterias por su poder "antioxidante".
La manera de procesar el vino hace que los rosados y blancos tengan menos polifenoles.
De ellos el polifenol más conocido es el Resveratrol.
Según lo expresado por los médicos, el grado de satisfacción con el conocimiento de las
guías es bajo, más del 80% considera que las medidas utilizadas para establecer el
consumo de alcohol, denominadas unidad de bebida estándar, resultan confusas. 4 de
cada 10 médicos además, no conocen las recomendaciones de las Guías internacionales.
A pesar de ello se sienten cómodos dando recomendaciones a sus pacientes.
Por ese motivo hay una fuerte necesidad de actualizar estas guías, de aumentar los
programas de educación a los médicos y equipos de salud y de enviar información clara a
la comunidad.

In this article

Join the Conversation